amor propio persona abrazándose

¿Amas la piel que habitas?

¿Amas la piel que habitas? Si hoy te viste en el espejo y te enfocaste solo en tus defectos, si sientes que no eres suficiente, que quisieras ser de otra manera, este mensaje es para ti. 

El amor propio no es negociable. No importa la forma de tu cuerpo, el color de tu piel, de tus ojos, la forma de tu cara, tus gestos, tus habilidades y tus dificultades, el amor propio no es negociable.

Necesitas saber que aquella persona que ves en el espejo merece sentirse amada y es tu deber hacer que se sienta de ese modo.

Ahora, amar la piel que habitas no se trata solo de aceptarte como eres, pensamiento que se suele confundir con un “así soy y así me quedo” y que se convierte en una forma de abandonarte en tu zona de confort. 

Se trata de trabajar en tu cuerpo como en tu ser, buscando tu bienestar físico, psicológico y espiritual.

 

¿Cuánto te consientes?¿Cuidas tu alimentación? ¿Cuidas tu piel? ¿Haces por ti lo que haces por otros? ¿Buscas ayuda cuando te sientes perdida(o)? ¿Tomas descansos cuando tu cuerpo te lo pide a gritos? ¿Haces lo que amas? 

Amar la piel que habitas es detectar todo lo que puedes mejorar y tomar acción. Es abrazar con fuerza aquello que no puedes cambiar hasta amarlo. Es agradecer a ti misma(o) todo lo que has hecho hasta ahora, sin juzgarte. Es quitarte las máscaras, descubrirte y ser tú misma(o).

Hoy es el día ideal para empezar el camino del amor propio. Basta de ponerte en último lugar. Recuerda que durante un vuelo, en un emergencia, la indicación es primero ponerte tu mascara y luego ayudar a los demás con la suya.

Si no te amas a ti misma(o) ¿Quién lo hará por ti? ¿Puedes amar los defectos y virtudes de otros, pero no los tuyos? ¿Qué sentido tiene eso?

Hoy en Belihebe te invitamos a caminar por el sendero del amor propio y amar la piel que habitas💚

Cerrar

Ingresar

Cerrar

Carrito (0)

La cesta está vacía No hay productos en el carrito





Comparar productos